La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de origen autoinmune,​ que produce lesiones escamosas engrosadas e inflamadas, con una amplia variabilidad clínica y evolutiva. No es contagiosa, aunque sí puede ser hereditaria, es más probable que la hereden los hombres que las mujeres.

Puede afectar a cualquier parte de la piel, frecuentemente a las zonas de codos, rodillas, cuero cabelludo, abdomen y espalda. No es raro que produzca afectación de las uñas. Se estima que entre un 2 y un 3 % de la población sufre esta enfermedad.

Me sorprende mucho, el caso de pacientes que, vienen a mi consulta, desesperados en poder encontrar una solución a su enfermedad. Muchos médicos afirman que es una enfermedad incurable y crónica, dejando al paciente sin alternativas de curación. Probando millones de cremas, tratamientos farmacológicos…y nada.

Puedo decir al respecto que, durante mis años en consulta se me han planteado varios casos de psoriasis, unos mas graves que otros, entre ellos, el mas grave fue un paciente, varón, 51 años, con artritis psoriasica (afección inflamatoria de las articulaciones asociada a la psoriasis). A este paciente, le cambie por completo la alimentación, quitando ciertos alimentos que aumentan dicha inflamación y poniendo otros que, en su caso, mejoraban la enfermedad ayudando a su sistema inmune. A parte de esto, un factor de riesgo para darse la psoriasis es sin duda, el estrés, así que tratamos también este punto, muy importante. Con todo ello, noto una espectacular en cuanto a mejoría en dolor y movilidad en articulaciones. En la analítica, la PROTEINA C REACTIVA, indice de afección inflamatoria, paso de 38 a 20 g en 9 meses de reestructuracion alimentaria, y seguimos en ello.

Ahora digamos, ¿Es incurable esta enfermedad, no se puede hacer nada al respecto? Abramos los ojos y vayamos a la raíz del problema. Haz que tu alimentación sea tu propia medicina.

YSSANA. Equilibrio Natural.

Vanessa Rebouil