Y allí estaba YSSANA, una vez más poniendo su granito de arena a un evento tan especial como son los niños, especialmente para aquellos que sufren cáncer.

Todo un placer, poder aportar un poquito de mi. Si encima lo compartes con compis y gente genial, las risas y diversión están aseguradas, a parte que nos hizo un día espectacular.

Lo dicho, brillo el sol, y brillaron un poquito mas, todos esos niños a los que, entre todos, hemos podido ayudar.

Fitness, esta vez, por una buena causa 😉