Después de unos meses de mucho ajetreo a nivel laboral, consultas, charlas, conferencias, medios de comunicación… me toca un merecido descanso mental y corporal, cerrando puertas de YSSANA del 5 al 21 de Julio, inclusive.

Os deseo unas vacaciones estupendas, donde encontréis un lugar donde poder desconectar mente y cuerpo para resetear ese organismo que tanto nos aporta. En este descanso, entra también la alimentación. DISFRUTAR DE ESOS RATICOS QUE LA VIDA NOS DA, con el buen tiempo. Si te apetece

Ser rígidos, en cualquier aspecto de la vida, incluido el de la alimentación y durante un periodo de tiempo muy largo, es un futuro fracaso, ya que la disciplina durante ese seguimiento alimentario estricto, es un recurso finito y si no la recargas cada cierto tiempo, fracasaras en tu intento. En esta perpetua rigidez, nuestra armonía y equilibrio se pierden… Por ello hay que cuidar de nuestro organismo, dándole un merecido descanso. Si no lo cuidamos nosotr@s mismos, nadie lo va hacer por ti. Tú eres lo mas importante. Date la importancia que mereces, descansa y piensa en ti.

«En exceso, muchas cosas buenas adoptan las características de su opuesto. Los pacifistas se vuelven militantes. Los libertadores se convierten en tiranos. La ayuda se transforma en un obstáculo. Más termina siendo menos» – Goldian VandenBroeck.

Hasta la vuelta, gente sana!