Ya pasó, el sol, las vacaciones, el ritmo mas lento, olvidar el reloj, descansar la mente y el cuerpo… los días se van acortando, el sol va aflojando su calor, buscamos el recogimiento y la vuelta a la nueva rutina que nos espera después de cada verano.

Ahora toca volver a encontrarse con las “obligaciones”, nuevos horarios, una adaptación que a unos cuesta mas que a otros. Aquí hay que tener sumo cuidado, ya que nos volvemos a encontrar con el posible “estrés” que causa todo este cambio. Intentar cuidar tanto nuestra mente, como nuestro cuerpo, es fundamental. Guardar un ratito al día para nosotros, respirar, conectar con nuestro yo y dejar en blanco, por unos minutos la mente para bajar esa agitación mental, que repercute en nuestro cuerpo.

Ayudemos al organismo a buscar el equilibrio a esta adaptación, también con la alimentación.

Dentro de nada realizaré una charla precisamente sobre la desintoxicación que es aconsejable realizar en dos épocas del año cruciales, otoño y primavera. Aprovecha esta oportunidad para saber qué alimentos debemos comer para facilitar la limpieza de nuestro cuerpo.