¿Quien no ha tenido alguna vez este síntoma? Hoy en día, creo que no me equivoco si digo que todos nosotros, hemos pasado ansiedad o estados de animo bajos por diferentes motivos: trabajo, familia, muerte de alguien cercano, rechazo, aceptación, falta de autoestima y un largo etcétera.

Luchar contra éstas sensaciones de ansiedad, estrés, culpa, miedo… no hacen mas que agravar la situación, ya que evitar estas emociones, es pan para hoy y hambre para mañana. Todo sale al final, tarde o temprano, y el cuerpo lo manifiesta enfermando (colitis, ácidos, ulceras, tumores, hinchazón abdominal, problemas de piel, bajo sistema inmune, alergias, no poder concebir, insomnio, apneas, dolores de espalda continuos…). TODA LUCHA EMOCIONAL TIENE UN PRECIO EN NUESTRA SALUD.

Este tema, claramente, lo explicaría mejor un psicólogo, por eso, a veces, visto los casos en  mi consulta, debo decir que es tan importante la alimentación consciente, como una ayuda externa psicológica, para poder gestionar estas situaciones que provocan el ESTRÉS, que hoy día lo pasamos todos, y, a menudo, a diario. Realmente, a mi entender, ese estado de ansiedad lo provocamos nosotros mismos, evitando esa sensación, porque parece, que es malo sentirse triste, culpable, tener miedo… ¿PORQUE? No es malo sentir eso, es lo que el cuerpo siente en ese momento y hay que aceptarlo, acogerlo y tratarnos con cariño, como cuando nos reímos a carcajadas cuando nos sentimos bien, son igualmente EMOCIONES. ¿Porque unas se tapan y otras no?

Esto, es lo que la población, hoy en día no entiende. ¿Y que hacemos para NO SENTIR? Nos vamos a correr, andar en bici, machacarnos en el gimnasio, comer descontroladamente, reñir con el que tenemos al lado, salir de juerga, fumar, beber,, adicciones… todo esto, son tiritas para no sentir, lo que realmente esta pasando dentro de nosotros. Si realmente nos trataríamos con cariño, tendríamos la capacidad de parar, respirar y observar como me siento, respetar la sensación, sentirla, aceptarla y dejar hacer… así es como realmente lograremos gestionar esa ansiedad. ¿CÓMO ME SIENTO? Esa es la pregunta que debemos hacernos en esos momentos, nuestra verdadera medicina.

En lo que a mi me compete, la NUTRICIÓN, ayuda y mucho a los de animo. Viéndolo, desde un punto de vista de micronutricion celular, donde tratemos, ante todo, intestino, ya que es nuestro segundo cerebro, para así calmar la mente. (INTESTINO y CEREBRO ESTÁN CONECTADOS. EL UNO SIN EL OTRO NO TENDRÍAN UN EQUILIBRIO NI BUEN FUNCIONAMIENTO) Quieres conseguirlo? Para eso estamos aquí, los que nos dedicamos a nutrición consciente y celular.

Ponte en contacto con nosotros y haremos todo lo que este en nuestra mano para poder ayudar a superar esa ansiedad y estrés, enseñándoos qué alimentación escoger para cada situación de cada uno de vosotros.

Vanessa Rebouil (YSSANA)