Cada vez mas se oye hablar de las propiedades del aceite de coco.

Y es que, este aceite contiene unas grasas llamadas triglicéridos de cadena media, que también se encuentran en la leche materna, y que está más que demostrado que son altamente beneficiosas para el organismo. Los ácidos grasos de cadena media se metabolizan de manera diferente a como lo hacen los ácidos grasos de cadena larga, los habituales en la dieta (carnes rojas, quesos…) En concreto, pasan directamente al hígado desde el tracto digestivo, donde se utilizan como fuente inmediata de energía o se convierten en cuerpos cetónicos, que entre otras cosas pueden tener efectos terapeúticos en el cerebro de los pacientes de enfermedades como la epilepsia o el Alzheimer.

Es el suplemento perfecto para los deportistas, como aporte continuado de energía. Es decir, se rinde mejor, que aportando hidratos de carbono pre entreno. Ademas de muchos otros beneficios en este ámbito.

Su contenido en ácido laurico, con propiedades antimicrobianas es capaz de matar bacterias y virus del organismo.

También se usa para el cabello y la piel.

Como veis, a este aceite no hay que tenerle miedo, ya que lo unico que aporta son beneficios para la salud. Yo lo utilize este domingo para hacer unos fritos de mi mama 🙂